Piscina en el jardín: ¿Qué necesitas saber antes de tener una?

En grandes o pequeños espacios, una piscina en el jardín o patio, pueden ser elementos singulares que realzan la personalidad del conjunto, o construcciones aburridas y algo vulgares, dependiendo de un buen y proporcionado diseño y por supuesto de una armoniosa integración paisajística.

A la hora de planificar la construcción de piscinas, hay que contemplar un gran número de variables tales como:

Cantidad de espacio disponible, ubicación más soleada, tipo de terreno y desniveles, de formato  convencional o piscina de diseño, revestimiento interior y pavimento circundante, tipo de acceso, sistema de depuración y mantenimiento, pero no nos podemos olvidar del potencial estético que aporta una zona de agua bien integrada en patios y jardines.

  1. Ubicación de las piscina
  2. Formato convencional o piscina de diseño
  3. Revestimiento interior y pavimento circundante

Ubicación de la piscina

Siempre hay que buscar el lugar más soleado de la parcela, patio o jardín, para que los rayos solares caldeen el agua, e inviten al baño.

jardines cuidadosLos terrenos con desnivel son muy adecuados para ubicar vasos de piscinas de obra o piscinas prefabricadas.

Para evitar obras de excavación y problemas por la composición del terreno, la mejor opción es elegir una piscina elevada, sea de obra o prefabricada.

A la hora de encontrar la mejor ubicación para la piscina, también hay que evitar la proximidad de arbolado y plantas de hoja caduca, por los problemas que generan las sombras, y la suciedad que aportan las hojas, insectos y pájaros.

Piscina en el jardín. ¿Cómo cuidar el jardín?

Generalmente los espacios pensados para ubicar la piscina suelen ser los jardines o patios, si eres de los que se decanta por los jardines, y a su vez quieres que este luzca junto con tu piscina, este siguiente punto será de tu interés.

A la hora de elegir la vegetación más próxima a la piscina, además por supuesto de optar por plantar el típico césped, hay que decantarse por especies de hoja perenne, de pequeño y mediano tamaño entre las que podemos encontrar muchos tipos de palmeras, cactus, tomillo, romero, o lavanda, entre otras, y siempre dejar un margen de al menos dos metros entre plantas y bordillo.

La opción más demandada siempre será, la de sembrar césped alrededor de tu piscina o en el jardín.

  • Otra buena opción para tener vegetación cerca de la piscina es usar arbustos en maceta, que puedes disponer de forma agrupada en la zona más alejada, o individualmente colocándolas de forma estratégica en macetones.
  • Pero, insistimos sea cual sea la forma de ajardinar la piscina, siempre hay que elegir plantas de hoja perenne, para evitar suciedad.
  • Para conseguir un toque más exótico, puedes plantar bambú o bananos por ejemplo para conseguir un ambiente más salvaje y natural en tu jardín.

Conseguir privacidad al poner la piscina en el jardín

Otro de los elementos que hacen que nos decantemos por una ubicación concreta u otra, en caso de disponer de varias opciones, es la privacidad que se busca al poner una piscina en el jardín o patio. Para ello la siguiente vegetación puede serte de gran ayuda.

Una forma habitual de conseguir privacidad es situar la piscina en la parte posterior de la vivienda, que normalmente suele ser menos transitada.

Los muros perimetrales de obra, también suelen ser una buena opción, a la hora de resguardarnos de miradas indiscretas.

En cualquier caso, si quieres conseguir garantías de privacidad, no hay nada como plantar alguna de las muchas especies que se utilizan para ocultar las bayas perimetrales, entre las que están: cipreses y plantas arizónicas, hiedra, o madreselva. La vegetación obstaculizará la visión y disuadirá a nadie que intente trepar.

En función del espacio. Qué tipo de piscina integrar en tu jardín

  • Una tendencia muy actual rescatada de otros tiempos, es el tipo de piscina muy alargada, a modo de alberca árabe, que permite su instalación en espacios estrechos, siendo muy práctica y funcional a la hora de nadar y aportando una sensación visual de mayor  amplitud, y sofisticación, es decir la más común y cómoda de las opciones de piscina en el jardín.

Este tipo de piscina de obra, se puede adaptar perfectamente tanto a grandes, como a pequeños espacios.

Para crear un efecto ajardinado, se pueden incluir sobre el suelo que las rodea franjas de plantas tapizantes, césped natural o artificial, utilizar trepadoras en las fachadas o arbustos de ocultación en valla perimetral.

  • En parcelas de gran tamaño, resultan ideales los diseños curvados de forma irregular a modo de lago artificial que generan la idea de naturaleza en estado puro.
  • En este caso la piscina se integra dentro del jardín con su bordillo en madera, pavimento o cualquier otro tipo de revestimiento, y a continuación se pueden plantar diferentes tipos de plantas tapizantes, rastreras o cubre suelos, césped con caminos formados por huellas de pizarra, piedra u otros elementos, e islas en las que se disponen diferentes tipos de especies arbustíferas a diferentes alturas.

Formato convencional o piscina de diseño

En pequeños espacios, existe cierta limitación de formato, que siempre se puede potenciar estéticamente cuidando los revestimientos y creando un marco decorativo adecuado.

A continuación te vamos a proponer un par de ejemplos de piscinas para espacios pequeños con formato convencional, bien integradas en un patio o jardín.

  1. En un patio, puede ser una buena opción realizar una piscina semi-excavada, rectangular en paralelo a la fachada y pegada al muro perimetral, con escalones de acceso por uno de sus lados, o con bordillo a modo de acequia árabe, completando el conjunto con tres caños salientes desde el muro por los que fluya el agua de la depuradora.
  2. En un pequeño jardín, la piscina puede quedar integrada en paralelo al porche o zona de entrada, arrancando desde la base de la fachada principal, de tal modo que el acceso a la casa se realice a través de una pasarela de madera o cristal, aportando un aire único y personal al conjunto.

El complemento perfecto para éste tipo de proyecto es un buen porche de entrada a la casa, que evoca la idea de un muelle flotante, con espacio suficiente a ambos lados para integrar una zona de estar a modo de salón exterior.

Los espacios medianos y grandes, permiten un mayor número de posibilidades a la hora de jugar con los diseños de jardines con piscinas.

Si dispones de un amplio espacio, a continuación te proponemos algunos ejemplos de piscina  en el jardín de diseño.

  1. Instalar una piscina natural en el jardín  o una Bio-piscina:

Este concepto está muy extendido en Europa, y consiste en construir dos vasos comunicados, uno para el baño, y otro para generar un ecosistema con plantas que depuran el agua.

Para poder hacer éste tipo de instalación, se requiere de un espacio razonable, debido a que habitualmente, el sistema de depuración ocupa una zona mucho mayor que la de una depuradora convencional, y aunque contiguo se recomienda que esté separada de la zona de baño, ya que al tratarse de un espacio con vida propia puede atraer insectos e incluso anfibios.

Se trata de una opción ideal para integrar la piscina en el jardín, jugando con las formas y la vegetación.

  1. Instalar una piscina  de arena:

Se trata de proyectos de integración de la piscina con aspecto de pequeña playa privada, o lago natural, al ser moldeadas sobre el terreno, permitiendo todos los formatos imaginables.

Están construidas con base de hormigón proyectado en paredes y solera al que queda adherido un revestimiento continuo de arena.

Se trata de piscinas sin bordillo, ni vaso convencional, que se complementan con disposición de grandes rocas o cascadas y vegetación tropical, tras las que se puede ocultar la maquinaria depuradora.

En estos tipos de piscinas es recomendable incluir dentro de las prestaciones de la depuradora una multi-válvula selectora, limpia fondos, y regulador del nivel de agua, automáticos, para ayudarte en su mantenimiento.

Con el fin de poder disfrutar de tu piscina en el jardín.

Revestimiento interior y pavimento circundante para tu piscina en el jardín

Revestimiento interior

A la hora de pensar el tipo de revestimiento interior para piscinas, cada material presenta unas características concretas que vamos a ver a continuación

  • Liner:

Consiste en un sistema de revestimiento del vaso de la piscina formado por láminas de PVC soldadas entre sí formando una bolsa interior que proporciona una máxima estanqueidad, con la ventaja de una rápida y limpia instalación, y precios económicos, siendo apto para primera colocación o renovación de revestimientos sobre hormigón, gresite, acero, madera u otros.

  • Arena:

Como ya hemos comentado anteriormente, se trata de un revestimiento de piscina adherido a la capa exterior de hormigón proyectado a base de arenas de mármol y cuarzo principalmente, terminada con resina, que debe aplicarse cada pocos años para evitar el desprendimiento de la arena.

Entre las ventajas está el estupendo efecto estético, aumentar en tres o cuatro grados la temperatura del agua con respecto a otros sistemas, y su cualidad anti-deslizante.

  • Fibra de poliéster:

Normalmente se emplea en las piscinas prefabricadas, se trata de un material muy estanco que se lleva utilizando muchos años en la construcción de embarcaciones.

Habitualmente para conseguir el mejor acabado final, se suele utilizar una pintura específica tras la aplicación de la fibra de poliéster.

  • Gresite.

El gresite o mosaico vítreo, es un material muy resistente a los productos utilizados en el mantenimiento de piscinas, la congelación y las manchas, generalmente uno de los más usados en la construcción de una piscina en el jardín

En el mercado se puede encontrar gresite normal o gresite antideslizante para piscinas con acceso por escaleras del mismo material.

El mayor inconveniente que puede presentar es el tiempo de instalación, y el desprendimiento de alguna pieza con el paso del tiempo.

Entre las novedades que presentan éste tipo de revestimientos está el gresite foto-luminiscente, que absorbe energía luminosa tanto del sol como de otras fuentes, proyectando luz en la oscuridad.

Entre las ventajas de éste revestimiento están las posibilidades estéticas, pudiendo elegir una variada gama de colores, la exclusividad, y no tener que incluir sistemas de alumbrado interior de la piscina.

gresite para piscinas

Pavimento circundante y bordillo

Tanto si decides coronar la piscina en el jardín con piedra bordillo, o prefieres llevar el pavimento hasta el borde del vaso, siempre tendrás que considerar que tipo de suelo circundante vas a instalar, en función de ciertas condiciones como el tipo de mantenimiento necesario, que se trate de un material que evite accidentes, y por supuesto realce estéticamente el conjunto.

Para la coronación de piscinas o bordillo se utilizan losas de piedra natural areniscas o calizas, losas de hormigón con diferentes acabados que pueden imitar maderas claras y oscuras, o baldosas de barro cocido y tratado. Lo fundamental es que el material sea antideslizante, y por supuesto que vaya terminado sin aristas hacia el interior del vaso.

También el tipo de piscina condicionará el tipo de material o pavimento circundante.

  • Pavimento de lamas de madera tropical, para tu piscina en el jardín: jatova, hiroko, ipé, entre otras, crean un agradable contraste con el agua, son materiales limpios, y se tratan con barnices antideslizantes.

Pueden adaptarse a piscinas sin bordillo, piscinas elevadas o a cualquier nivel.

Aunque las maderas tropicales aguantan muy bien la humedad, deben ser tratadas y requieren cuidados de mantenimiento.

Chapa de piedra irregular, para instalar en la zona de piscina. La puedes encontrar en diferentes tonalidades, y es un material muy resistente. Tiene el inconveniente de crear moho con la humedad

  • Pizarra natural, contrasta muy bien con el tono del agua, y ofrece un aspecto minimalista del entorno de la piscina. Tiene el inconveniente de ser un material algo delicado.
  • Baldosas de barro cocido tratado, para conseguir un toque rústico en la zona de piscina.
  • Césped, es un complemento siempre perfecto del agua, pero en caso de que te decidas por ésta opción, te aconsejamos que guardes un espacio de al menos 50 cm. al vaso con instalación de bordillo de otro material, ya que la proximidad del agua aporta humedad para su mantenimiento, pero produce mucha suciedad cada vez que tienes que cortarlo porque por mucho cuidado que tengas, siempre entran los recortes en la piscina.

como elegirl el lugar adecuado en tu jardin para una piscinaNo te olvides de incluir algún tipo de camino o huellas, para acceder a la zona de baño, porque el césped es muy delicado y si lo pisas constantemente en poco tiempo tendrás un montón de calvas.

  • Césped artificial  para revestir tu piscina en el jardín, es una solución para quienes no quieren estar siempre luchando con los abonos, hormigas, cortadora, riego, y calvas.

Aunque resulte más caro, es mejor elegir un material de alta calidad, para evitar apariencia de moqueta, y garantizarte bastantes años sin decoloración ni pelado de fibras.

  • Suelos porcelánicos se pueden adquirir con imitación a mármol travertino, madera, piedras, y todo tipo de colores y texturas para pavimentar zona de piscina en el jardín o patio.

Destacan por su fácil limpieza, y su alta duración.

  • Piedras de río, o cantos rodados, para zonas no transitables, es una opción que obliga a instalar una zona de tarima para estar, y se puede complementar con pasarelas o puentecillos de madera como complementos estéticos y funcionales.

Ahora ya conoces todo lo necesario para integrar una fabulosa piscina en el jardín  o patio de tu casa, y empezar a disfrutar de ella siempre que puedas, otra de las opciones bastante demandadas de piscina en el jardín, es el modelo de piscina climatizada en jardín o patio. Cualquiera que sea tu elección no lo dudes y contacta con nosotros para cualquier pregunta relacionada con el mundo de las piscinas.

 

 

 

LLAMAR AHORA