¿Qué es el socorrismo y qué debe hacer un socorrista?

El Socorrismo, pronto socorro o socorro a víctimas (SAV) es el término que hace referencia a las primeras maniobras de urgencia y primeros auxilios practicadas por personas entrenadas, generalmente socorristas, bomberos y técnicos de ambulancia. Puede tratarse de primeros socorros a personas, con material apropiado o sin él, por parte de un único socorrista o, más frecuentemente, por un equipo organizado de socorristas.

Más comúnmente, se entiende el socorrismo como el término que comprende los primeros auxilios, es decir, la aplicación del saber y de las técnicas convenientes para auxiliar a personas en situación de peligro o desamparo o riesgo, tanto en los aspectos corporales como mentales (en este último caso se trata de practicar socorro y tranquilidad psicológica).

El equipo de pronto socorro se rige por una determinada regulación, también encargándose de evaluar la gravedad de la situación y de determinar rápidamente los medios que serán necesarios para realizar sus intervenciones.

¿En qué consiste el Socorrismo y qué responsabilidades tiene un socorrista?

En todas las piscinas nos encontramos a unos profesionales vestidos para la ocasión cuya única finalidad muchos creen que es hacer desagradable el baño, prohibiendo y llamando la atención a los usuarios. Son los socorristas.

Pero, ¿por qué hay socorristas en la mayoría de piscinas? ¿qué funciones tienen aparte de controlar a los bañistas? ¿qué riesgos y responsabilidades tienen en el desempeño de su labor?

Por desgracia, muchas personas entienden el concepto de socorrista como un chico o chica joven y ocioso que va a la piscina a pasar el rato con sus gafas de sol X o de playa con gafas de sol a la moda, que está sentado en una silla con ganas de ponerse moreno/a y no hacer nada, y que además sólo mira la piscina para ver chicos/as, y encima les pagan. Pero esto es algo que se debe desmentir rotundamente y no puede estar más alejado de la realidad.

Bien es cierto que la culpa de que, en general, la población tenga esta imagen del socorrista viene de años atrás. Años en los cuales cualquier podía hacerse socorrista realizando un curso el cual no estaba regulado por ninguna ley.socorrismo

Si se superaba, el socorrista obtenía un diploma de similares características al que te emiten cuando finalizas de manera satisfactoria cualquier formación reglada, pero sin la firma de S.M El Rey.

En los casos más raros, algunos socorristas podían obtener una versión “Premium” del título en forma de tarjeta, la cual te acreditaba para trabajar en la seguridad de los bañistas.

En la actualidad, en todas las Comunidades Autónomas, la formación de los socorristas está regulada, pero ¿está reglada de manera adecuada? ¿Los conocimientos que se obtienen verdaderamente capacitan a una persona para proteger la integridad física de los usuarios y bañistas en este tipo de instalaciones? ¿las leyes que existen en estos momentos garantizan la seguridad de quienes lo único que pretenden es disfrutar del baño?

Todo se puede mejorar, desde la imagen del socorrista a la legislación vigente. Una de los objetivos de este blog y de esta campaña de comunicación, es cambiar esa concepción tan negativa que se tiene en muchos casos de los socorristas y proponer cambios e ideas en cuanto a la normativa de aplicación y las mejoras productivas que se pueden y deben aplicar en este sector, ya que la confianza de nuestros clientes y los usuarios es la base de nuestro negocio.

¿Qué funciones tiene un Socorrista?

Muy frecuentemente recibimos consultas tanto de usuarios y clientes como de socorristas acerca de sus cometidos y funciones en una piscina.

Las consultas, además, casi siempre giran sobre el mismo concepto: ¿Tiene el Socorrista que hacer otros cometidos distintos de los que tiene asignados (pasar el limpia fondos, controlar los parámetros del agua, limpiar vestuarios y aseos, hacer de camarero, taquillero, etc.)?

Para fijar un marco en el que basarnos sobre las funciones, cometidos y competencias profesionales de un socorrista en una instalación acuática, podemos hacer un breve análisis de la definición que el INCUAL hace de las mismas:

Competencia general de un socorrista

“Velar por la seguridad de los usuarios de piscinas e instalaciones acuáticas, previniendo situaciones potencialmente peligrosas e interviniendo de forma eficaz ante un accidente o situación de emergencia.”

Unidades de competencia/funciones de un socorrista

  • Prevenir accidentes o situaciones de emergencia en instalaciones acuáticas, velando por la seguridad de los usuarios.
  • Asistir como primer interviniente en caso de accidente o situación de emergencia.
  • Ejecutar técnicas específicas de natación con eficacia y seguridad
  • Rescatar personas en caso de accidente o situación de emergencia que se produzca en el medio acuático.

Hay muchos tabús que destruir a este respecto y casi siempre suelen ir orientados con la misma premisa: “El Socorrista para que está si no hace nada, que haga algo útil…”.

socorrismo

El problema es que el socorrista no tendría por qué hacer este tipo de tareas, pero en la mayoría de los casos se llevan a cabo ya que tanto empresarios como usuarios dan por sentado que deben hacerlas.

Esto es debido a que, en la mayoría de los casos, piensan que el Socorrista es una exigencia normativa y por tanto intentan aprovechar al máximo al empleado o Socorrista que presta el servicio, el cual “aparentemente no hace nada”, pero sí que lo está haciendo (vigilar y velar por la seguridad de los usuarios).

Les encomiendan tareas, pero ¿hasta qué punto esto debe ser así? ¿deben hacer las tareas? ¿han de hacerlas durante el horario de apertura al público? ¿En qué medida deben hacerlas?

Gran parte de este problema, lo han generado algunos mal denominados “socorristas”, que en muchos casos han realizado su trabajo de forma descuidada y negligente:

  • Leer o escuchar música con usuarios en el agua
  • Utilizar el móvil
  • Charlar dando la espalda a la piscina
  • Vigilar” desde el bar
  • No comportarse diligentemente como cualquier empleado debe hacerlo en su trabajo

Si los socorristas exigen respeto a su trabajo, tienen que ser los primeros que deben demostrar un comportamiento responsable y profesional.

Pero también es culpa obviamente de algunos empresarios y usuarios, ya que no exigen, ni a menudo se quejan de estos comportamientos, pero luego en contraposición intentan aprovechar la situación para encomendar a los socorristas otras tareas complementarias.

En Neopiscinas, trabajamos de forma transparente para que este tipo de situaciones no se produzcan en una dinámica de mejora continua en calidad de nuestros servicios y la formación y trabajo de nuestros trabajadores (operarios de mantenimiento, socorristas, atención al cliente, etc.).

Implementamos un proceso de presupuesto donde se especifican las tareas y funciones que llevará a cabo cada trabajador y el tipo de empleado que las acometerá intentando adaptarnos y flexibilizarnos siempre a las necesidades y requisitos de cada cliente, para ofrecer el mejor servicio al mejor precio.

Tenemos especialistas en más de una materia, por lo que situaciones como ¿quién debe llevar a cabo cada tarea? y ¿cómo deben llevarse a cabo? nunca supondrá ningún impedimento o problema para realizar nuestro trabajo.socorrismo

Tratamiento Jurídico de las competencias en el Socorrismo

Siempre habrá alguien que piense que lo más fácil es dejar las cosas como están, incluso aunque estén mal, porque “como nunca pasa nada…”.

Pero en el socorrismo cuando pasa algo hay vidas en juego, con graves consecuencias si se gestiona de la mala manera.

Desde que alguien pierda la vida (por un ahogamiento) y la terrible situación para su familia y allegados hasta la vida del propio socorrista, que aún actuando de forma impecable a buen seguro le traerá secuelas si la víctima sufre algún tipo de daño, por no hablar de la del empresario, que tendrá que asumir las consecuencias de un ahogamiento en su instalación, aunque no sea punible.

En resumen, la responsabilidad y el daño se pueden tener consecuencias negativas para muchas personas.

Por ello, debe haber un control y gestión minuciosa de las competencias que debe llevar a cabo el socorrista, ya que si se produce cualquier tipo de negligencia provocada por el desempeño de otras tareas que nada tengan que ver con su cometido y se produce una situación grave todos pueden perder mucho.

Los Asesores Jurídicos se pronuncian respecto a las competencias de los profesionales del socorrismo de forma bastante clara. La clave estará en la interpretación que un juez haga en caso de cualquier reclamación. Ello dependerá de si:

  • ¿Las tareas encomendadas entran en conflicto con los cometidos reconocidos como normales dentro del desempeño del socorrismo, como son la prevención, vigilancia y actuación?
  • ¿Esas tareas encomendadas por las que se reclama, se estaban realizando al mismo tiempo que se debía estar vigilando e interfería en el buen desempeño de sus cometidos reconocidos en el desempeño del socorrismo?
  • ¿De quién es la responsabilidad si ocurre cualquier tipo de accidente o incidente durante el desempeño de las tareas que se les ha encomendado y que están siendo reclamadas?
  • ¿Estaba el Socorrista realizando dichas tareas con competencia y responsabilidad?
  • ¿La empresa tenía un sistema de supervisión adecuado cuidado de que todo lo necesario estuviese en orden, incluida la organización de los cometidos del Socorrista?

La responsabilidad y seriedad profesional de un Socorrista que trabaja profesionalmente, aunque sea temporalmente, y la de las empresas que los contratan, pasa inevitablemente por un cambio de mentalidad.

En Neopiscinas, trabajamos con los mejores profesionales de nuestro campo garantizando siempre los máximos estándares en nuestros servicios gracias al control y formación continua de nuestro personal.

El “nunca pasa nada” tiene que sustituirse por el “¿y si pasa algo? ¡Hay que estar preparados!”.

Sólo así los profesionales del sector podrán ejercer con eficacia su labor y obtener el respeto y tranquilidad de los clientes. En Neopiscinas sabemos bien de lo que hablamos y nuestra experiencia nos permite poder ofrecer al cliente un servicio de calidad y garantías.socorrismo

Normativa y Formación en Socorrismo en la Comunidad de Madrid

Para poder ejercer como profesional del socorrismo acuático en la Comunidad de Madrid, es necesaria y obligatoria la inscripción, o en su caso renovación, en el Registro de Profesionales dedicados al Socorrismo Acuático en instalaciones acuáticas y del medio natural.

Existen una serie de requisitos para poder obtener esta inscripción que certifica a los profesionales del colectivo como socorristas y acredita que pueden ejercer las funciones propias del socorrismo.

  • Haber efectuado un curso acreditado en la Comunidad de Madrid o haber obtenido la homologación de la formación para los solicitantes procedentes de fuera de la Comunidad de Madrid.
  • Estar en posesión del Título de Educación Secundaria Obligatoria o equivalente.
  • Los socorristas ya inscritos deben renovar la inscripción, actualizando su formación cada 2 años a partir de la fecha de realización del último curso de socorrismo acuático.

Estos requisitos y obligaciones están regulados en el artículo 28.7, de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

Para poder estar inscrito en cursos de socorrismo homologados en la Comunidad de Madrid también se tienen que cumplir una serie de requisitos.

  • Tener más de 16 años
  • Tener el título de la E.S.O. superior o equivalente
  • Nadar de forma adecuada para poder seguir el curso y pasar una serie de pruebas.

Una vez superado el curso se tramitará la inscripción en el registro de socorristas de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid (órgano legislativo superior en este ámbito) que a su vez delega estas competencias para su gestión, seguimiento y control de la Dirección General de Planificación, Investigación y Formación.