Salvamento y socorrismo: normativa para piscinas comunitarias y públicas

Las piscinas son un lugar de entretenimiento y ocio que en las que pasar el día, nadar, jugar o hacer algo de deporte. Las familias pueden disfrutar chapoteando en el agua con los más pequeños mientras que deportistas profesionales suelen entrenar en ellas. Ya sea una piscina comunitaria de una urbanización o una piscina pública en el centro de la ciudad, es necesario que haya una persona encargada del salvamento y socorrismo en ella.

En este artículo te vamos a detallar cuál es la normativa que tienen este tipo de piscinas y que características se debe tener y cómo son los cursos que se tienen que realizar para llegar a ser socorrista de estos lugares.socorrismo y salvamento

¿Cómo debe ser un socorrista?

La figura del socorrista es fundamental en las piscinas comunitarias y públicas ya que por norma necesitan una figura que cumpla con el salvamento y socorrismo. Uno de los primeros requisitos para este encargado o responsable es el de tener el título obtenido con el curso de salvamento y socorrismo.

Más allá de conocer al pie de la letra el contenido teórico de dicho curso, el socorrista debe tener una preparación física adecuada para asegurar la seguridad de los bañistas. El socorrista debe tener resistencia, velocidad y agilidad para poder actuar en los momentos que se requieran. El socorrista debe conocer las técnicas de natación y de buceo correspondientes para poder atender a los bañistas si ocurre cualquier imprevisto.

Dentro del código de salvamento y socorrismo se especifica que el socorrista siempre tiene que estar alerta para poder llevar a cabo un rescate en todo momento. A su vez, las cualidades psicológicas de un socorrista tienen que ser fuertes en base a que este puesto de trabajo exige ser tenaz y tener decisión. Un socorrista puede tener que actuar en cualquier momento.

A su vez, es necesario ser una persona responsable y estar concentrado y atento durante muchas horas. Otra de las cualidades realmente importantes es que sea rápido, pero consecuente a la hora de actuar y estar preparado para situaciones estresantes o de riesgo.

Los socorristas con los que contamos en NeoPiscinas son profesionales y se dedican a ello por vocación. Ser responsable de salvamento y socorrismo de una piscina pública puede llegar a ser un trabajo monótono y aburrido si todo va como debe ir. Además, valoramos mucho la empatía y el don de gentes de una persona ya que es importante que transmitan seguridad y confianza a los bañistas.

Curso de socorrista: formación

Para llegar a ser el responsable de socorrismo y salvamento de una piscina pública o de una piscina comunitaria en una urbanización es imprescindible contar con el curso de socorrista.

El curso de socorrista en piscinas e instalaciones acuáticas consiste en una parte teórica y otra parte práctica. Esta se divide en dos módulos: Un primer módulo de Primeros Auxilios y Soporte Vital Básico, de cuarenta horas de duración y un segundo módulo de Socorrismo Acuático en Piscinas e Instalaciones Acuáticas, de cuarenta horas de duración. En el aula se realizan varios talleres: R.C.P. (reanimación cardiopulmonar), D.E.A (desfibrilador externo automático), taller de trauma y vendajes, transporte sanitario y de psicología. Dentro del temario teórico se estudia anatomía y fisiología; urgencias y emergencias traumáticas, medioambientales, médicas, obstétricas y pediátricas; aspectos médicos del salvamento acuático; psicología, legislación y teoría de salvamento.

Las pruebas físicas que se tienen que superar consisten en 300 metros de nado libre en un máximo de tiempo de 8 minutos y una prueba en la que hay que combinar 50 metros de nado libre con material auxiliar y otros 50 metros de remolque de compañero en un tiempo máximo de 3 minutos y medio. Después, el futuro encargado del salvamento y socorrismo de una piscina debe demostrar que sabe extraer a la víctima del agua y realizar la reanimación cardiopulmonar en una víctima simulada en un máximo de 3 minutos.

socorrismo y salvamento

Salvamento y socorrismo: Normativa a nivel nacional

La normativa de las piscinas públicas y comunitarias se rige a nivel nacional a través del último decreto publicado: Real Decreto 742/2013, de 27 de septiembre en el que se establecen los criterios técnico-sanitarios para este tipo de piscinas. No obstante, existen normativas en cada Comunidad Autónoma y específicas de cada Ayuntamiento.

Esta normativa divide las piscinas en diferentes tipos y diferencia las piscinas públicas, aquellas piscinas abiertas al público o a un grupo definido de usuarios pero que no están destinadas a un grupo de propietarios, familiares o invitados de estos con independencia del precio de la entrada, y las piscinas de uso privado, en las que se incluyen aquellas piscinas destinadas a los propietarios e invitados en comunidades, urbanizaciones, casas rurales, agroturismo, colegios mayores o similares.

En ambos casos los responsables de salvamento y socorrismo deben de cumplir con las siguientes normas establecidas en el decreto:

  • El responsable de salvamento y socorrismo tiene que contar con el certificado o título que le capacite para el desempeño de dicha actividad. El certificado debe estar relacionado con las normas establecidas por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
  • El responsable de salvamento y socorrismo debe mantener y limpiar los equipos y las instalaciones de la piscina.
  • El responsable debe comprobar que el agua de recirculación está filtrada y desinfectada.
  • El responsable no puede realizar directamente los tratamientos químicos en la piscina. Cuando se realice el proceso se debe garantizar un plazo de seguridad antes de la nueva puesta en funcionamiento de la piscina.socorrismo y salvamento

Control sanitario por parte del responsable de Salvamento y Socorrismo

Dentro de las obligaciones del responsable de salvamento y socorrismo también se incluyen diferentes controles para asegurar el correcto estado del agua.

Un control inicial para controlar los parámetros contemplados en el decreto unos 15 días antes de la apertura de la piscina.

Un control rutinario en el que se compruebe la eficacia del tratamiento del agua.

Un control periódico al mes para verificar que el agua tiene los siguientes parámetros:

  • El nivel de pH se encuentra entre el 7,2 y el 8,0. Cuando los valores estén fuera de este rango se determinará el índice de Langelier, que debe estar – 0,5 y + 0,5.
  • La temperatura del agua de la piscina debe estar entre los 24 y los 30 grados centígrados en el caso de que se trate de una piscina climatizada.
  • Debe asegurarse una transparencia correcta del agua, es decir, Que sea bien visible el desagüe de fondo.
  • El Potencial REDOX debe situarse entre los 250 y 900 mV. Este se debe medir cuando los desinfectantes sean distintos del cloro o del bromo y sus derivados.
  • La turbidez debe ser menor a 5 UNF.

Los productos que debe usar el responsable de salvamento y socorrista son:

  • Cloro libre residual: Se debe controlar cuando se utilice cloro o derivados del cloro como producto desinfectante.
  • Cloro combinado residual
  • Bromo total
  • Ácido Isocianúrico
  • Otros desinfectantessocorrismo y salvamento

Normativa para las piscinas comunitarias y públicas de Madrid

Las reglas y normas que se deben cumplir en una piscina comunitaria están reguladas según las comunidades autónomas por lo que cada una de las instituciones locales establecen la normativa de salvamento y socorrismo adecuada.

En la Comunidad de Madrid, las comunidades de vecinos -con más de 30 viviendas- que cuentan con una piscina de verano propia en sus instalaciones deben cumplir una serie de normas que garantizan la seguridad de los bañistas y que se establecen en el Decreto 80/1998.

La piscina comunitaria solo podrá abrirse a los vecinos si:

  • Dispone durante todo el horario de baño de un responsable de salvamento y socorrismo con conocimientos en primeros auxilios. Este socorrista podrá vigilar hasta 500 metros cuadrados de piscina.
  • El responsable de salvamento y socorrismo cuenta con elementos para proceder a un rescate en el caso de que sea necesario.
  • Contar con un botiquín en un lugar visible y señalizado, un teléfono y un listado con los servicios de urgencia.
  • Las normas de uso interno de la piscina deben de estar colocadas en un lugar visible para todos los vecinos.
  • La altura máxima para las piscinas debe ser máximo de tres metros. Por su parte, las piscinas infantiles para menores de seis años no podrán superar los 0,60 metros de profundidad.
  • No cuentan con trampolines ya que están prohibidos. Las piscinas solo podrán contar con toboganes que molesten, dañen a los usuarios y que estén situados en una zona debidamente acotada.
  • La piscina se encuentra situada en una zona con aseos diferenciados para cada sexo con agua corriente potable.
  • En la zona de la piscina debe haber mínimo dos duchas y papeleras y ceniceros repartidos por todo el recinto y adecuados a la cantidad de residentes.
  • El paseo que rodea a la piscina mide al menos un metro de ancho. Los materiales deben de ser antideslizantes y sin peligro que dañen la integridad de la persona.

 Obligaciones del responsable de salvamento y socorrismo:

Según la normativa de la Comunidad de Madrid los responsables de salvamento y socorrismo en las piscinas comunitarias deben cumplir con una serie de obligaciones y características:

  • Deben ser personas técnicamente capacitadas y con una titulación acorde al puesto.
  • El responsable de salvamento y socorrismo debe anotar dos veces al día los diferentes datos de PH, el desinfectante que ha utilizado y que ha controlado el agua depurada en el libro de registro oficial.
  • El responsable de salvamento y socorrismo de la piscina debe controlar que los usuarios accedan a las duchas antes de meterse en la piscina. Puede prohibir el paso si no se cumple esta regla.
  • El socorrista tiene que depurar el agua de la piscina todos los días en el horario adecuado y con los procedimientos acordados.
  • El responsable también debe controlar que no se come dentro de la zona de baño, se entra con calzado de calle o se introducen animales.
  • El agua de la piscina debe estar libre de organismos patógenos y sustancias que puedan ser un riesgo para la salud humana. La piscina debe contener un desinfectante residual que no sea irritante para los ojos, piel o mucosas de los usuarios.

socorrismo y salvamento

Federación Madrileña de Salvamento y Socorrismo

Esta institución es una organización que representa de manera oficial y en exclusiva el deporte del Salvamento y Socorrismo en el territorio de la Comunidad de Madrid de manera pública por lo que es un agente de la Administración Pública. La federación se ocupa de la disciplina deportiva de Salvamento y Socorrismo.

Otras instituciones relacionadas con Salvamento y Socorrismo

Además de la normativa estatal y local que controla las diferentes piscinas, ya sean públicas como privadas, existen otra serie de instituciones relacionadas con este tema. En ellas se pueden realizar cursos y talleres, ya sea para la obtención del Título de Socorrista u otro tipo de certificaciones que aseguran que los responsables serán los adecuados para controlar nuestras piscinas.

  • Federación valenciana de natación
  • Federación madrileña de natación
  • Federación cántabra de natación
  • Real Federación española de natación
  • Federación andaluza de natación
  • Federación de natación de Castilla La Mancha

¿Necesitas un responsable de Salvamento y Socorrismo para tu piscina?

En NeoPiscinas contamos con profesionales por lo que si necesitas un responsable de Salvamento y Socorrismo para garantizar el buen control y mantenimiento de tu piscina no dudes en contactar con nosotros.