15 Recomendaciones para el perfecto mantenimiento de una piscina en invierno

El mantenimiento de una piscina en invierno puede volverse una tarea complicada si no llevamos a cabo los pasos adecuados. Si queremos que nuestra piscina esté perfecta  cuando comience la temporada de baño y que el agua del año anterior sea aprovechable para éste, tendremos que esforzarnos un poco.

Cómo mantener una piscina limpia durante el invierno puede ser muy sencillo si sigues todos nuestros consejos. Continúa leyendo y descubre todos los trucos sobre el cuidado de piscinas durante la temporada más fría del año.

Mantenimiento de una piscina en invierno: recoge todo lo que haya en la instalación

Durante el verano hay varios objetos que suelen permanecer en las instalaciones de la piscina, incluso cuando está se encuentra cerrada. La silla del socorrista, los flotadores y utensilios para salvamento, las sombrillas, mesas o hamacas son algunas de las cosas que, salvo que llueva, se dejan fuera para comodidad de los usuarios y del personal encargado del  mantenimiento de la piscina.

El primer paso para el mantenimiento de una piscina en invierno es recoger todos estos objetos y guardarlos en una sala habilitada para ello. De esta forma nos aseguramos de que cada utensilio no se vea deteriorado por el desuso o las malas condiciones climatológicas. Si lo almacenamos todo en el mismo sitio será mucho más fácil encontrar cada cosa al año siguiente.

Guarda las escaleras de metal

Es recomendable recoger las escaleras de metal. De esta forma evitaremos que se oxiden y se deterioren y además, impediremos que aparezcan manchas anaranjadas en el vaso de la piscina.

piscina mantenimiento

Utiliza una cubierta para el perfecto mantenimiento de la piscina en invierno

Las lonas o cubiertas son el aliado perfecto para el mantenimiento de una piscina en invierno ya que impedirán que caigan suciedad y residuos al agua. Lo ideal es que esta cubierta sea hecha a medida para nuestra piscina y que se ajuste al tamaño de la misma. Además, deberá ser lo suficientemente gruesa para aguantar la lluvia o el viento y continuar preservando el vaso de la piscina de todas estas adversidades.

En algunas ocasiones sólo contaremos con una red para cubrir el agua. El problema de este tejido es que evitará que caigan hojas a la piscina, pero no impedirá que entren otros desperdicios de menor tamaño. En este caso, tendremos que estar más pendientes del cuidado del agua.

Utiliza un producto específico para invernar la piscina

La utilización de químicos es muy importante para el mantenimiento de una piscina en invierno. La aparición de algas o la desestabilización del pH del agua son algunos de los problemas que pueden surgir fácilmente si no empleamos estos productos.

Si no cuidamos el agua puede ser inservible al año siguiente. Nuestra intención debe ser siempre la de aprovechar el agua de una temporada de baño para otra. Para conseguirlo nos ayudaremos de químicos concentrados de larga duración que llevan agentes desinfectantes, alguicidas y floculantes, evitando así la descomposición del agua. Estos productos deben aplicarse periódicamente, tal y como indique el fabricante.

Comprueba la temperatura del agua

Cada químico para piscinas tiene mayor efectividad si la temperatura del agua es inferior a los 15 grados centígrados. De lo contrario, pueden aparecer algas y otros problemas, a pesar de que estemos usando los productos y cantidades correctos para el mantenimiento de la piscina en invierno. Lo mejor para asegurarnos de su eficacia es medir la temperatura del agua en los días más cálidos.

Mide el pH del agua

Los utensilios que utilicemos para medir el pH del agua durante el verano también nos resultarán muy beneficiosos para el mantenimiento de la piscina en invierno. Los niveles de pH dependerán, entre otros factores, de la dureza del agua. Para evitar que el agua se enturbie e incluso que aparezcan algas procuraremos que estos niveles de pH no se descontrolen.

Evita que el agua se congele

Cuando el agua de la piscina se congela pueden aparecer grietas en el vaso, provocadas por la presión del hielo. Esto es totalmente indeseable, puesto que arreglarlas supone un desembolso de dinero importante. Por eso, lo mejor es tomar medidas preventivas durante el mantenimiento de la piscina en invierno.

Existen productos específicos para evitar que el agua llegue a congelarse. Sin embargo, hay otras técnicas que también pueden resultarnos muy útiles para prevenir el hielo. Podemos distribuir unos cuantos bidones de plástico por toda la pisicna. Los llenamos de arena hasta que se hunda la mitad. Después ataremos en la tapa de cada bidón una cuerda o cordel tan largo como para que llegue hasta el fondo de la piscina. En el extremo de la cuerda que queda suelto podemos atar algo pesado, como un ladrillo. De esta forma nos aseguraremos de que cada bidón permanezca en su sitio. Con este truco conseguiremos que el agua permanezca en estado sólido incluso en las épocas de heladas.

invernar piscina

Activa tu depuradora  dos veces por semana

Para la depuradora de una piscina es muy malo que su motor permanezca sin ser utilizado durante largos periodos de tiempo. Además, poner la depuradora entre una y dos horas un par de veces a la semana nos ayudará con el mantenimiento de la piscina en invierno. Esta periodicidad variará en función del estado que presente el agua.

Revisa el estado del filtro

Es muy importante que revisemos habitualmente si la arena del filtro está sucia o si los niveles de ésta son bajos. Durante el mantenimiento de la piscina en invierno, lo habitual es que tengamos que limpiarla una vez al mes. Si observamos que los niveles de arena son bajos, lo mejor será reponerla. De esta manera no sólo conseguiremos mantener la piscina en perfectas condiciones, sino también el sistema de filtrado.

Limpia las paredes y el fondo

Aunque llevemos a cabo todas las tareas anteriores es inevitable que queden sedimentos y suciedad acumulados en las paredes y en el fondo del vaso, por ejemplo, de cal. Si percibimos que esto le ocurre a nuestra piscina, tendremos que cepillar cada zona para desprender estos restos.

A veces podemos acompañar esta limpieza con algún producto que nos ayude a desincrustar los residuos. El tipo de químico que utilicemos estará condicionado por la delicadeza del material del vaso. Por ejemplo, las paredes de gresite (azulejos azules que solemos encontrar en las piscinas) admiten productos más abrasivos que el liner.

Comprueba el estado del agua

El seguimiento de todos los consejos explicados anteriormente es muy importante para el correcto mantenimiento de una piscina en invierno. Pero aunque sigamos cada paso al detalle, puede ser que el agua no se conserve todo lo bien que debería. Esta es la razón por la cual debemos comprobar periódicamente el estado del agua. Recoger la suciedad del agua ayudándonos de una red con pértiga también resulta muy útil.

Si encontrásemos otros problemas podríamos tener que aplicar algún tratamiento de choque que nos ayude a solucionarlo. En cualquier caso, la mejor opción siempre es consultar a un experto. En este enlace puedes encontrar otros consejos útiles para el mantenimiento de una piscina.

Barre las instalaciones de la piscina

Cómo mantener limpia una piscina si sus instalaciones están a la intemperie es una cuestión que vamos a resolverte. El viento y la lluvia arrastrarán grandes cantidades de residuos a nuestra piscina, y si ésta se encuentra al aire libre no es algo que podamos evitar. Sin embargo, sí que tenemos capacidad para mitigar estos daños.

Lo más importante es recoger habitualmente cada desperdicio que caiga en nuestras instalaciones. Con un cepillo y un recogedor podemos barrer los bordillos y pavimentos para eliminar restos de hojas, plásticos o arena que hayan podido caer. Así evitaremos la aparición de hongos y otros microorganismos indeseables.

Retirar la suciedad que caiga en la cubierta de la piscina para que no ceda ni se agujeree también es una tarea importante en el mantenimiento de una piscina en invierno.

Cuida las duchas

A veces nos olvidamos de que las duchas también son una parte muy importante de las instalaciones de una piscina. Por esto debemos cuidar que estén en perfectas condiciones.

En primer lugar, es recomendable retirar los restos que se acumulen en la base y en la rejilla del desagüe. Normalmente encontraremos hojas, tierra o insectos, pero nunca se sabe lo que el viento puede arrastrar hasta nuestra piscina. Con esta tarea, evitaremos que los desagües de las duchas se atasquen.

Aunque lo mejor es cerrar la llave del agua para que durante el invierno las duchas no puedan abrirse, podemos comprobar que los grifos giran para ambos lados y que no han sido deteriorados por algo que los haya golpeado.

Friega los bordillos y pavimentos

Las zonas que rodean a la piscina y que conforman nuestras instalaciones también deben permanecer limpias. Tras retirar los restos arrastrados por el viento, es importante fregar el suelo y los bordillos. La mejor opción en esta parte del mantenimiento de una piscina en invierno es la de utilizar un cepillo para desincrustar toda la suciedad acumulada en estos materiales porosos. Existen productos específicos para estos pavimentos, pero si no es un material muy delicado podemos utilizar agua con un poco lejía para desinfectar.

Si el suelo está demasiado manchado podemos utilizar una hidrolavadora a presión para eliminar la suciedad.

Cuida la vegetación que rodea la piscina

La vegetación no se debe olvidar a la hora de llevar a cabo el mantenimiento de una piscina en invierno. Las plantas necesitan ser cuidadas durante todo el año, aunque no utilicemos las instalaciones. El césped necesita agua y continúa creciendo, y los árboles pierden hojas y después las recuperan, esparciendo su frondosidad por todo el espacio.

Si queremos evitar que la rama de un árbol se parta y caiga sobre nuestra cubierta o que al llegar el verano la zona de tomar el sol esté invadida por la vegetación, tendremos que cuidar de este entorno. Si la zona ajardinada es muy grande, lo mejor será contratar los servicios de un jardinero.

como mantener limpia la piscina

 

Hemos visto cómo mantener limpia la piscina en invierno puede ser una tarea dura que requiere de ciertos conocimientos. Si te abruman tantos cuidados, puedes confiar en una empresa experta en llevar el mantenimiento de una piscina en invierno. En NeoPiscinas nos encargamos de la tuya con auténtica profesionalidad. Somos expertos en conservar tu piscina y sus instalaciones en perfecto estado, para que al llegar el verano sólo tengas que preocuparte de pegarte un chapuzón.